Tuiteros Viajeros

Los 8 pueblos más bonitos de Cantabria

Cantabria tiene 102 municipios, es una región caracterizada por sus hermosos paisajes y una gastronomía riquísima. Puede presumir de tener gran cantidad de pueblos con encanto, donde cada rincón puede llegar a ser sorprendente. La posibilidad de conjugar el paisaje de montaña con la tradición marítima y pasear por calles de aspecto medieval hacen de esta comunidad una de nuestras regiones favoritas. Además de pueblos, no hay que perder de vista su capital, Santander, ni algunas ciudades cuyos casco históricos tienen también la cercanía de un pueblo -por eso las incluimos-. Aquí los 7 pueblos más bonitos de Cantabria sin desmerecer a los otros 95.
 

Castro Urdiales

 
Un castillo, un puente de piedra, una iglesia y todo el encanto de una ciudad medieval. Así es Castro Urdiales. Pasear por su casco viejo es uno de los imprescindibles del turismo por Cantabria. uenta con vestigios prehistóricos de gran interés, pero la ciudad se enorgullece de una rica historia vinculada al imperio romano. El aire marinero es lo más característico de la ciudad. En Castro Urdiales se encuentra la Iglesia gótica más importante de la región, la de Santa Maria, que data del siglo XIII y reúne todas las características constructivas del gótico clásico. Próximo a la iglesia, se encuentra el castillo medieval, convertido en faro.

 

Santillana del Mar

 
Pueblo de calles empedradas, historia en cada muro, casas con balcones de cuento junto con la cercanía a la capilla sixtina del arte rupestre, la Cueva de Altamira. Esta villa medieval cuenta con un notable grado de conservación, declarada como Conjunto Histórico Artístico. Se le conoce como la villa de las tres mentiras, puesto que ni es santa, ni llana, ni tiene mar. Jean Paul Sartre en su obra «La Náusea» la definió como uno de los pueblos más bellos de España. Además de el Museo de Altamira destaca la visita a la Colegiata románica de Santa Juliana o la torre de don Borja. Hoteles en Santillana del Mar
 

Potes

 
Si nos vamos al interior, como puerta de los Picos de Europa está Potes. Situado en la Comarca de Liébana, permite visitar el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, subir al teleférico de Fuente Dé o hacer alguna ruta por el Parque Nacional de los Picos de Europa. El edificio más simbólico de la villa es la Torre del Infantado, que anteriormente era la Casa del Marqués de Santillana. Pero no hay que dejar de dar un paseo por Potes con sus callejuelas empedradas y sus casonas populares. Son espectaculares los puentes de San Cayetano y de la Cárcel, sobre el río Quiviesa. Hoteles en Potes
 

Comillas

 
Comillas tiene edificios a lo grande como la Universidad Pontificia de Comillas, el Palacio de Sobrellano y El Capricho de Gaudí, de las pocas obras del arquitecto fuera de Cataluña con su peculiar combinación de formas y colores. Pero además, la “Villa de los Arzobispos” (se conoce así porque en los siglos XVII y XVIII nacieron cinco prelados) está llena de casas solariegas, casas con encanto, pequeñas plazas, parques y rincones empedrados junto con una hermosa y amplia playa, es decir, este pueblo tiene de todo. Hoteles en Comillas


 

San Vicente de la Barquera

 
Villa pescadora y marinera, con un puerto de mucha actividad, escoltado de playas y calas muy coquetas. En el Patrimonio arquitectónico destaca su Puebla Vieja, declarada Conjunto Histórico Artístico, con el Castillo del rey, del siglo XIII, uno de los pocos que se conservan en la Cornisa Cantábrica, la Torre del Preboste, el hospital de la Concepción y la iglesia de Santa María de los Ángeles. En uno de los extremos de la ría está el Puente de la Maza, que con sus 32 ojos era en el momento de su construcción de los más largos de España. Hoteles en San Vicente de la Barquera
 

Laredo

 
Es una ciudad marcada por su ubicación, en una de las bahías más espectaculares del Cantábrico. También por su historia, esta documentada desde el siglo XI, mediante documentos relativos a su convento de San Martín. Como puerto real, fue escenario de dos viajes que marcan simbólicamente la España moderna: la partida en 1496 de Juana de Castilla y el regreso, en 1556, de su hijo el Emperador Carlos V. De esta época es el conjunto histórico de la Puebla Vieja y el Arrabal, en torno a la Iglesia de Santa María de la Asunción, con las casas fuertes de los principales linajes de la villa, y restos de la muralla defensiva. No perderse las vistas desde el mirador de La Atalaya. Hoteles en Laredo
 

Santoña

 
Otra villa marinera, situada en el oriente, a los pies del imponente Monte Buciero y junto a las llanuras húmedas de la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. Su herencia histórica se deja ver en tres edificaciones: el Fuerte de San Martín, al final del paseo marítimo; el Fuerte de San Carlos, más próximo a la bocana de la bahía; y el Fuerte del Mazo o “de Napoleón”, que ofrece unas vistas magníficas de todo el territorio. Tiene además dos espectaculares faros y entre su patrimonio histórico destaca la Iglesia de Santa María del Puerto, originario es del siglo IX, aunque cuenta con importantes añadidos posteriores. Recomendamos caminar su paseo marítimo en una experiencia que nos llenará de sosiego. Hoteles en Santoña

SÍGUEME EN REDES SOCIALES

¡Hola!
Soy Ricardo, la persona que está detrás de todo esto, redactando textos y haciendo fotos desde hace ya varios años. En esta labor me sirve de gran ayuda mi hermana Laura, gran aficionada a la fotografía.

Me apasiona viajar, en busca de lugares bonitos, grandes ciudades y paisajes alucinantes. Siempre viajamos por libre, organizándonos nosotras mismas el viaje hasta el más mínimo detalle.  

Si te gusta viajar a tu aire y organizarte todo tu mismo, estoy convencida de que mi blog te podrá servir de ayuda.  
¡Espero que disfrutes de Tuiteros Viajeros!

CONTENIDO

Todos los artículos incluidos en este blog son contenido original, de mi autoría y están basados en mis propias experiencias mientras viajo, sin que ninguna marca o empresa haya influido en mi opinión y ninguna es resultado de colaboración. No se permite la utilización de las imágenes ni del contenido para publicaciones en otros medios sin mi previo consentimiento.